En tiempos de pandemia, de crisis e incertidumbre, es importante adaptar nuestra mentalidad y nuestras acciones buscando alternativas a lo considerado tradicional, utilizando herramientas no convencionales que nos puedan brindar una posible solución mucho más rápida y eficiente para salir de las situaciones difíciles. 

En este caso, nos referiremos a la Inteligencia Artificial (IA). A tal fin nos contactamos con el jefe del departamento de imágenes en el Centro de Educación Médica e Investigaciones Clínicas (CEMIC), Javier Vallejos. Médico especialista en diagnóstico por imágenes, Magister en administración de negocios, Magister en informática en salud, Director médico en Delta telediagnóstico y 12 años de experiencia en el campo de la teleradiología. 

¿Cuáles son los desafíos a los que se ha enfrentado tradicionalmente el sector salud en el área de diagnóstico por imágenes?

El mayor desafío reside fundamentalmente en el plano de la administración, ya que estas áreas suelen ser manejadas sin formación profesional en gestión. No obstante, existe un gran potencial para llegar a optimizar y hacer más eficientes estos departamentos, mejorando los procesos, optimizando los recursos y aplicando herramientas de gestión sin que esto vaya en desmedro de la calidad de los servicios que se prestan. 

¿Qué cambios ha notado a partir de la implementación de la Inteligencia Artificial (IA)?

Se han notado múltiples beneficios en casi todas las áreas. La Inteligencia Artificial demuestra ser una excelente herramienta para el análisis de datos tales como las imágenes médicas, mejorando ampliamente un mismo diagnóstico realizado a través del ojo humano.

Como todas las industrias, la salud también se está volcando a la digitalización. Al obtener mayor cantidad de datos de los pacientes y de la gestión realizada, mejora la toma de decisiones que se basa menos en la intuición y mucho más en datos certeros. 

¿Hasta qué punto la Inteligencia Artificial (IA) puede ayudar en los distintos desafíos que plantea la propagación del COVID-19?

La Pandemia nos demostró que hay cosas que la IA puede predecir y cosas que no. Hay que ser conscientes que no resuelve todo. Sin embargo, en una enfermedad nueva y grave como esta, gracias a la IA se obtuvieron gran cantidad de datos de forma rápida, lo cual permitió adelantarse y saber cómo se distribuyeron los contagios en más de 20 millones de infectados. Sin esta herramienta, esto no hubiese sido posible. 

¿En qué medida la adopción de la Inteligencia Artificial podría extenderse después del coronavirus?

Ya venía un grado de implantación bastante fuerte pero principalmente por iniciativa suelta o espasmódica. El COVID-19 impactó de tal forma que la gente comenzó a trabajar desde su casa, cuyo requisito previo es que todo esté digitalizado. Este camino va a ser el sustrato fundamental. Las compañías se dieron cuenta que no pueden quedar fuera de la digitalización, acontecieron más cambios en 5 meses que en las últimas dos décadas. Eso va a llevar a que haya mayor implantación de IA. 

¿Cuál es el mayor desafío que enfrentará el sector salud de aquí en adelante?

El mayor desafío que afrontará el sector será el grado de penetración que van a tener estos tipos de sistemas. A pesar de la opinión de muchos, estas herramientas van a servir de soporte para mejorar la calidad del trabajo. Hay que verlo como una herramienta útil, no como algo que nos hará menguar nuestro trabajo. El mayor desafío será sin duda, la resistencia al cambio.

Mirando al futuro, ¿Cómo ve el departamento de imágenes de CEMIC dentro de 3 años?

Siempre pienso en eso, porque el área de salud es un buen ejemplo de resistencia a implementar tecnología, es una profesión muy conservadora. Tenemos aún un gran potencial, mucho camino por recorrer para que los centros realicen inversión digital y vean el impacto de la implementación de la tecnología, por ejemplo, el telediagnóstico y la teleconsulta lo tuvieron que implementar. 

Nos espera un gran desafío. CEMIC renovó su directorio con esta misión: modernizarse y aplicar tecnología, hacer la transformación digital que se necesite e implementar los sistemas que nos ayuden a que todo sea de mayor calidad.

CEMIC institución renombrada por su calidad de médicos y altamente elegida ha recibido muchas donaciones durante la pandemia para la compra de insumos, protección y para preparar mejor las áreas de “sector COVID” a “no COVID”. Estamos redoblando el esfuerzo para agradecer la confianza que nos brindó la gente. Tenemos que apoyarnos sí o sí en la tecnología para ofrecer mejor servicios que por los que ya nos reconocen actualmente.